domingo, 29 de mayo de 2011

Hecho>Idea

Han pasado ya varios meses y con ese tiempo, varios proyectos, miles de ideas y pocas de ellas han tocado tierra. Desde la creación de HackerGarage (una de las pocas ideas aterrizadas) me he dado cuenta de que efectivamente una idea brillante no vale un centavo cuando solo queda ahí, como una idea. Desde hace mucho tiempo, creo que desde siempre, he sobrevalorado las ideas pero el paso del tiempo y la experiencia me han hecho entender lo que realmente valen.
Estamos aquí para hacer lo que nos gusta, lo que nos hace levantarnos todas la mañanas con las ganas de seguir haciéndolo, lo que nos hace dormir menos y hacer mas, lo que hace que nos sintamos creativos aún en Domingo…sentirnos vivos pues.
Con tanto proyecto por hacer, por planear, por ejecutar y que al final no se le dé seguimiento me he dado cuenta de algo: me encantan los proyectos, no sé si sea mi vocación o no, creo que es muy temprano para saberlo pero el hecho de que me enoje tanto cuando un proyecto no se lleva a cabo es porque de verdad me gusta verlo realizado, y más allá de sentirme frustrado, el hecho de “fracasar” en uno de ellos me llena la sangre de coraje que me prende y me obliga a hacer otro y otro hasta que salga uno al fin.
Un ejemplo de esto es ConfiguraC8, un proyecto pequeño pero con un gran potencial que a lo mejor es una idea simple, pero por el hecho de estarse llevando a cabo vale mucho más que cualquier genialidad que esté en la mente del más chicho de los emprendedores.

Personas van y vienen en esta vida, creo que lo que tenemos que saber hacer es identificar cual es el perfil de cada una de ellas con las que nos topamos en la vida. Un error grande que he estado cometiendo es exigirles ser a las personas lo que no son.
Soy un emprendedor nato, no tengo mucha instrucción (ando en eso apenas) pero me queda claro que el camino en el que voy tal vez sea más largo y tropezaré mas, pero prefiero eso que quedarme sentado de brazos cruzados y engañarme a mi mismo poniéndome fechas ficticias para empezar a hacer algo por mi propia cuenta.

Me quedo entonces con ese aprendizaje que el emprendurismo me ha dejado.
1. No busques ideas, busca personas que las hagan realidad.
2. Aprende a identificar el potencial de cada persona y sobretodo identifica en que encajan con tu forma de vida.
3. Un proyecto pequeño en marcha vale más que una idea genial.
4. Más que contactos o socios, busca amigos.
5. Evita, como te sea posible, rodearte de personas conflictivas y ruidosas. (esto lo sabía desde siempre pero también aplica. Desiderata)
6. Es más fácil educar que quitar mañas.
7. Te puedo ayudar a hacer algo, inclusive enseñarte, pero si no lo quieres hacer, lo siento, no puedo hacer nada por ti.
8. La lealtad en los negocios en básica, no solo con las personas si no con la ideología de la empresa.
9. Un hacedor no tiene relación con el nivel académico de la persona. Las personas nacen con agallas o sin ellas.
10. Hazlo, y sobre la marcha corrige.
Entre otras…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada